La arquitectura un arte

Proyectar, construir y diseñar edificios, estructuras y espacios que conforman el entorno humano y expresan su cultura acorde a reglas determinadas, es incumbencia artística.

Asimismo, el uso racional de espacios es materia arquitectónica, que se vale del conocimiento de materiales y fórmulas científicas, aunque en el juego de volúmenes y espacios convergen gusto y tradición.

La bibliografía más antigua sobre el tema es de Vitruvio (siglo I a.C.)

A partir de allí se teorizó mucho, las civilizaciones tienen tradiciones artísticas que implican formas de pensar, ordenar y crear espacios físicos derivados del ambiente en que se desarrollan (clima dominante y materiales disponibles), y también del acervo cultural (historia, religión, sociedad, tecnologías).

Las primeras construcciones debieron ser cabañas de barro y vegetales o con piedra si estaba disponible. Fenicia, Babilonia, Persia, Egipto e India, concibieron manifestaciones artísticas arquitectónicas. Con elementos de sus antecesores, los monumentos griegos florecieron en el siglo V a.C.. Roma continuó la tradición helénica mientras Bizancio alcanzó un estilo de ornamentación profusa (siglos V y VI). El arte árabe se proyectó en España, donde el contacto con elementos cristianos originó el mudéjar (Granada, Toledo, Sevilla, Córdoba). A lo románico (Poitiers, Santiago de Compostela, Cataluña) sucedió lo gótico (Colonia, París, Reims, Toledo, Chartres, Burgos, León).

Con el siglo XV advino el Renacimiento en Italia, luego en Francia y España. El plateresco y el churrigueresco derivaron del renacimiento español y originaron el barroco. En los siglos XVII y XVIII se construyeron en América templos coloniales, sincretismo entre culturas europea y precolombina.

A partir del siglo XX surgieron construcciones funcionales, con espacios diseñados al servicio humano que muchas veces subordinan lo artístico a lo utilitario, adaptando la estética a la finalidad y empleando recursos tecnológicos y materiales como hormigón armado, vidrio, acero, todos soportes adecuados al uso masivo. Hoy el patrimonio arquitectónico se valora como bien de consumo.

Nace el concepto de sustentabilidad o sostenibilidad, que intenta optimizar recursos naturales y sistemas de edificación para minimizar el impacto ambiental. Transcurrido el tiempo, la arquitectura continúa siendo arte para satisfacer al hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =