Cuento: La importancia de aprender a leer

Terminaron las vacaciones y comienza el curso escolar. La escuelita del Bosque ya sus puertas abrirá.

La maestra es Doña mona que recibe a los estudiantes, sonriendo dice: Hola pasen todos adelante!

Una coneja, dos patos, un zorrito. La maestra cuenta a sus alumnos: una gallina, un gallo, un perrito, cuenta y cuenta.

Falta uno. ¿Quién no vino? a preguntado intrigada la maestra y el perro dice: es el gato que no le gusta la escuela.

La maestra emocionada da comienzo a la clase y al final de la jornada todos saben las vocales, luego de muchos días todas las letras conocen.

Dice la mona con alegría: ¡ya pueden leer sus nombres!

Una mañana de domingo en qué estaban de descanso se fueron de excursionismo con su amiguito el gato.

En una orilla del río todos contentos jugaban, corrían, hacían ruido y cantaban y bailaban. Un puente de viejas tablas cruzadas a la otra orilla y en un cartel que colgaba: puente roto, se leía.

De repente dice el gato, subiéndose al puentecito: vayamos al otro lado, ¡vengan rápido amiguitos!

Todos gritan espantados: ¡no ves lo que dice el cartel! Pero ellos se olvidaron que el gato no sabe leer.

De pronto se rompió una tabla y al río cayó el gatito que gritaba desde el agua: ¡ Ayúdenme amiguitos!

Deprisa, volaron los patos que usando sus fuertes picos sacaron del agua al gato, que ella temblaba de frío.

Dio las gracias el gatito y dijo con mucha pena: les prometo mis amigos que voy a ir a la escuela.

Y este gato de mi cuento su promesa se cumplió siempre llegó el primero y fue el alumno mejor.

Fuente: https://cuentosinfantilescorto.com/cuentos-infantiles-para-dormir/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *